Daño al Menisco

Lea nuestra guía rápida sobre el daño al menisco y las posibles causas, síntomas y tratamiento.
 
Un daño al menisco puede producirse tanto en el interior como en el exterior de la rodilla. En las personas más jóvenes, la lesión a menudo se produce durante las actividades deportivas, y la causa más común de esto es la torsión violenta. En las personas de mediana edad y de edad avanzada, el daño al menisco puede producirse con relativamente poca fuerza, como cuando se pone de pie después de estar agachado.


Posibles Causas

  • Torsión violenta
  • Hiperextensión
  • Flexión profunda de rodillas (personas mayores)

Síntomas

  • Dolor al torcer, hiperextensión y flexión profunda de la rodilla
  • Sensación de bloqueo, atasco
  • Dolor al presionar
  • Movilidad alterada en la rodilla
  • Dolor al presionar sobre el espacio articular y posiblemente hinchazón
  • Fuerza reducida en el músculo frontal del muslo

Tratamiento

  • Atención de emergencia (ver más abajo)
  • Operación en la que se quita o se cose la parte dañada del menisco
  • Programa de rehabilitación que aumenta gradualmente en intensidad
  • No se puede volver al deporte hasta que se haya logrado una movilidad, fuerza, equilibrio y coordinación satisfactorios
  • Use un aparato ortopédico para complementar la rehabilitación

Atención de emergencia:

Cuando se sufre una lesión traumática, es importante que se le preste atención rápida y correctamente. Esto involucra:

1) Vendaje de presión: reduce el sangrado y la hinchazón. Una almohadilla de compresión colocada sobre la lesión. Un vendaje elástico extendido correctamente (75-100% de su elasticidad) se enrolla alrededor del sitio de la lesión. El lugar de la lesión debe cubrirse adecuadamente: 10 cm por debajo y 10 cm por encima del punto real de la lesión.

2) Eleve la extremidad: reduce la hinchazón.

3) Frialdad: proporciona alivio local del dolor.

4) Descanso / alivio de la presión: reduce el riesgo de un aumento del sangrado y la hinchazón.

Después de 20-30 minutos, el vendaje de presión se reemplaza con un vendaje de compresión, extendido al 50%. Este vendaje se usa mientras persista la hinchazón y se puede volver a aplicar si es necesario. El descanso y el alivio de la presión son importantes inicialmente, pero el entrenamiento de la movilidad y un aumento gradual de la presión deben comenzar lo más rápido posible. Se recomienda un entrenamiento alternativo para mantener la forma física, la movilidad y la fuerza.

 

Productos recomendados para menisco dañado

Filtrar